BERTOLT BRECHT TERROR Y MISERIAS DEL TERCER REICH PDF

Los dejan ante el jefazo Saludando en alto el brazo. La sangre mancha sus manos. Berln, La cocina de una mansin.

Author:Gashakar Kell
Country:Mayotte
Language:English (Spanish)
Genre:Relationship
Published (Last):16 August 2014
Pages:272
PDF File Size:4.7 Mb
ePub File Size:17.26 Mb
ISBN:112-7-54213-373-4
Downloads:89148
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Goltinos



Los dejan ante el jefazo Saludando en alto el brazo. La sangre mancha sus manos. La cocinera trae una bandeja. Caerle siempre cuando menos se lo espera. No se sabe nada de antemano. Eso es lo que hace que nos teman tanto.

Se ha anudado la servilleta al cuello. El hombre de la SA, tranquilizado, empieza a ocuparse de la bandeja. Se las acaban de dar. El hombre de la SA, sin dejar de masticar, estira una pierna para que le vean la bota. El hombre de la SA mira a su alrededor buscando algo. Sale corriendo. Algo fulminante. Le lleva el caldero. Siempre me ayuda. Pero no todos son tan serviciales. Lo hago con gusto. Llaman a la puerta de la cocina. Deja entrar a su hermano, un obrero. Salen los dos. Nunca sospecho nada.

Sabe, eso es ya casi una certeza. Y entonces la cosa va en serio. Imita el saludo del obrero. Pero no estoy muy seguro. Esos tipos me gustan. Vuelven la cocinera y el obrero.

Ella sirve a su hermano algo de comer. Y, sin embargo, no le interesa nada escucharla. Al obrero: Y a ti el tiempo te sobra, Franz. Entra la muchacha con la cerveza. Ella le sirve de la botella. Le da la mano al obrero. Seguro que ha hecho todo el camino a pie. Al hombre de la SA: Vive en Moabit. Bueno, calmaos. Le sirve de la botella.

Se bebe la cerveza tranquilamente y con placer. Entonces es que me ha salido mal. Ya he podido enjuagarme. No nos comemos a nadie. El obrero se sienta.

Vivir y dejar vivir. Y de vez en cuando alguna broma. Pero creo que nadie dice lo que piensa. Y entonces vuelven a cerrar la boca. A usted le gustan los trucos. Pero antes tengo que hacer algunos preparativos. Vuelve el hombre de la SA. Al obrero: Y ahora empiece a protestar. Si no colabora, no iremos a ninguna parte. Tiene que decir algo a lo que, llegado el caso, pudiera dar otro sentido, algo que realmente pueda decirse.

Todo es propaganda. En eso son los amos. Y gana el que da la vuelta alrededor de la cabeza. Eso lo reconozco. Por eso se llama voluntario. No hombre, le dice el Doctor Ley a su estilo afable, eso es un error. Coge la mostaza con un amplio gesto y, en un abrir y cerrar de ojos, se la mete al infeliz animal por el culo. El Servicio Voluntario de Trabajo es uno de los temas favoritos. Lo malo es que ya nadie se atreve a resistirse.

De cincuenta pfennig a un marco. Buena mujer, tenga cuidado con lo que me dice, porque yo soy nacional hasta los huesos. Huesos, diceella, pero nada de carne, y salvado en el pan. No hay harina de verdad. Pero, le digo, pero, exclamo horrorizado La lana, dice ella, la fabricamos ahora con gasolina. Cuando una buena pieza de lana de los viejos tiempos llega al Socorro de Invierno, se la disputan los del Partido.

Si Hitler lo supiera, oiga, pero ese no sabe nada, le importa un pimiento, al parecer no hizo ni el bachillerato. Deja de fingir. Ir corriendo a la Alexanderplatz Sigue con el juego. Le da una palmada en el hombro y deja de fingir. El obrero se quita la chaqueta y contempla la cruz.

Llevo siempre tiza encima. Hay que pensar un poco, para eso no hay plan. Y ahora, a Reinickendorf. Ella le limpia la mano con un trapo. Saca su reloj. Voy a lavar el coche. Y no me guardes rencor por lo de la cerveza. Tengo queconfesar que he vuelto a convencerme de que nadie que tenga algo contra el Tercer Reich puede salirse con la suya, eso es una tranquilidad. Sale el obrero. Un tanto deprisa se han largado los muchachos.

Lo de Reinickendorf no hubiera debido decirlo.

SADIYON KA BETA PDF

Terror y miseria del Tercer Reich de Bertolt Brecht

.

LAMELLA CLARIFIER PDF

Terror y Miseria Del Tercer Reich - Bertolt Brecht

.

99 ALLAHOVIH IMENA PDF

Miedo y miseria del Tercer Reich

.

Related Articles